HiSTORIA / DESAROLLO

Pharmalink es el beneficiario y propietario de más de 33 años de experiencia e investigación sobre el Perna Canaliculus de Nueva Zelanda, culminando con el desarrollo de Lyprinol®. Este trabajo pionero fue dirigido por el grupo MacLab que son tanto inversores como socios de la Empresa.

 

El desarrollo de Lyprinol® puede ser situado en el pasado en 1973 cuando el grupo MacLab se interesó en ciertas operaciones de cultivo de mejillones y tuvo la intención de desarrollar un extracto de mejillón de labio verde de Nueva Zelanda como un tratamiento natural para la artritis.

 

En 1975 el grupo MacLab formó una empresa colectiva para comercializar un extracto de mejillón Perna Caniculus liofilizado en polvo. Los socios establecieron una nueva compañía en Australia para empezar el negocio y registraron el nombre del nuevo producto “Seatone” en todo el mundo.

 

Los primeros mercados para el Seatone fueron Australia y Nueva Zelanda. El mercado británico abrió sus puertas después. El producto generó una enorme publicidad con excelentes ventas en el Reino Unido. La profesión médica, sin embargo, trató el producto desde un punto de vista negativo. Hubo un intento por parte de algunos miembros de desacreditar al Seatone, tal y como se ha hecho previamente con respecto a otros productos naturales con que conciernen a la salud.

 

Varios estudios clínicos fueron iniciados con vista a proporcionar la evidencia anecdótica de que el extracto de mejillón era beneficioso . Dos pequeños estudios, cada uno con pequeñas cifras inaceptables estadísticamente, calificaron al extracto como un producto con apenas valor. Estos estudios se convirtieron en herramientas para los opositores al producto en sus esfuerzos por desacreditarlo. Entonces en 1978, los doctores Sheila y Robert Gibson, un matrimonio de médicos que trabajan en el sistema de salud pública en Glasgow, Escocia, emprendieron un estudio más amplio. Sus resultados, publicados en el The Practicioner en 1980, señalaban claramente que el extracto de mejillón Perna Caniculus tenía un valor sustancial como frente de tratamiento para ciertas formas de artritis. Un gran entusiasmo otra vez siguió a la publicación de estos resultados. El grupo MacLab fue atacado por algunos sectores de la comunidad médica que parecían determinados a prohibir el producto.

 

En 1982 el grupo MacLab, en colaboración con el grupo del Reino Unido, adquirió una fábrica de producción de polvo de mejillón Perna Caniculus en Nueva Zelanda e inmediatamente propuso un proyecto de investigación a la División Química de Productos Naturales del Instituto Universitario de Tecnología Royal Melbourne, en Australia (“RMIT”).

 

El objetivo inicial del grupo era desarrollar evidencias científicas contundentes que demostrasen que existía un componente  presente de manera natural en el mejillón Perna Caniculus, sin apoyarse en estudios clínicos sobre el polvo del mejillón inestabilizado cuyos resultados habían demostrado que era poco fiable. Este trabajo fue financiado por un periodo de dos años y luego revisado.

 

En 1983 Jim Broadbent un miembro del grupo MacLab, en una visita a Japón, conoció a la principal autoridad Japonesa en química de productos naturales, el Profesor Takuo Kosuge, que entonces era Profesor de Farmacología de la Universidad de Shizuoka en la ciudad de Shizuoka, Japón. El Profesor Kosuge conocía el extracto del mejillón Perna Caniculus de Nueva Zelanda a través de un amigo. Estaba tan intrigado por el proyecto de investigación que ofreció la colaboración de su grupo de investigación a los científicos del RMIT en el estudio adicional del mejillón. Los científicos del RMIT estaban seguros de que ellos estaban tras la pista de encontrar los lípidos activos en el mejillón. Establecieron un método de aislamiento de las fracciones activas mediante la utilización de la más avanzada tecnología en el campo, la cromatografía líquida de alto rendimiento (“HPLC”). A pesar de sus mejores esfuerzos, encontraron que todavía estas fracciones eran casi imposibles de aislar incluso aun cuando el trabajo había progresado durante varios años.

 

Los científicos del RMIT discutieron sus problemas con el Profesor Kosuge quien realizó su propia serie de pruebas pero también fracasó en aislar las fracciones activas. El Profesor Kosuge concluyó que debido a que el polvo base del mejillón Perna Caniculus era extremadamente inestable, este se oxidaba rápidamente, hasta que este problema no pudiera ser resuelto, el futuro de su investigación y el desarrollo del valor terapéutico del producto en general quedaría en duda. A menos que la estabilización pudiera ser alcanzada, el proyecto finalizaría. El polvo inestable del mejillón no podía garantizar un beneficio probado porque su oxidación eliminaba la mayor parte de su actividad pasado el tiempo. Por lo tanto, la investigación clínica nunca podía ser emprendida en base al polvo inestable del mejillón ya que nunca se podía contar con un nivel de actividad constante en dicho polvo.

 

El profesor Kosuge empezó a establecer una selección para examinar la actividad de diferentes lotes de polvo de mejillón Perna Caniculus. Encontró una enorme variación en actividad. También descubrió que esta actividad se deterioraba rápidamente cuando había una combinación de calor y humedad. Experimentó con todos los antioxidantes y estabilizantes reconocidos pero sin éxito. Finalmente retornó al trabajo de investigación que había dirigido unos veinte años atrás. Esta investigación había identificado la antigua técnica utilizada por los pescadores tradicionales japoneses para almacenar el pescado en una solución especial, que lo preservaba durante años.

 

El Profesor Kosuge probó una variación de esta solución en la carne del mejillón y el resultado fue espectacular: La oxidación fue detenida! El grupo MacLab patentó este proceso y, junto con la realización de otros cambios importantes en el proceso de producción, finalmente se produjo un extracto de mejillón estabilizado enormemente superior.

 

La estabilización del polvo de mejillón fue un gran paso adelante. Esto significó que su actividad beneficiosa podía ser mantenida sin el riesgo de oxidación. Habiendo logrado finalmente un polvo de mejillón estabilizado con una actividad estandarizada y consistente,  los científicos son capaces de dirigir investigaciones clínicas realistas que ofrecen resultados mesurables y repetibles. Esta diferencia entre la potencia del polvo de mejillón Perna Caniculus estabilizado o inestable salió a la luz por un estudio comparativo realizado por el Dr. Michael Whitehouse sobre la actividad del polvo del mejillón estabilizado como del inestable en 1997. El estudio mostró resultados dramáticos del 90% y el 14%, respectivamente, para la actividad  de los dos polvos de mejillón.

 

El grupo científico del RMIT empezó a extraer satisfactoriamente los lípidos seleccionados de los mejillones que según ellos poseían la actividad beneficiosa. Ellos realizaron esto sin encontrarse de nuevo con el problema de la oxidación del polvo del mejillón.

 

El grupo MacLab creía que la base de fabricación de Nueva  Zelanda necesitaba ser actualizada urgentemente para introducir este nuevo proceso. Sin embargo, incapaz de alcanzar un acuerdo con sus socios, el grupo MacLab vendió sus intereses sobre la fabricación y sobre la marca “Seatone” para todos los países excepto Australia, Japón y algunos mercados del Sudeste Asiático a sus socios del Reino Unido en 1986.

 

El principal objetivo del grupo MacLab se convirtió entonces en la investigación sobre el aislamiento del potente principio activo del extracto del mejillón Perna Caniculus. El plan del grupo MacLab era establecer un producto nuevo y más eficaz bajo otro nombre comercial, mientras continuaba vendiendo el polvo estabilizado del mejillón en Australia y Japón bajo el nombre “Seatone”. Los antiguos socios del grupo MacLab en el Reino Unido continuaban vendiendo el polvo de mejillón inestable bajo la marca “Seatone” en los mercados europeos. Esto produjo cierta confusión sobre que producto era el Seatone “activo” (estable) y cual Seatone era el inestable. Por esta razón, el Dr. Michael Whitehouse y otros científicos durante su pasado de investigación habían sido críticos acerca del polvo inestable del mejillón.

 

En 1992 el grupo MacLab obtuvo la ayuda del Dr. Henry Betts, Director Científico del Laboratorio de Investigación Reumatológico del Hospital Queen Elizabeth en Adelaida, el hospital docente anexo al Departamento de Medicina de la Universidad de Adelaida en el sur de Australia. El Dr. Betts había establecido previamente un método in Vitro de análisis de componentes antiinflamatorios. El estuvo de acuerdo en analizar las fracciones que los científicos del RMIT habían extraído. Para satisfacción de los científicos involucrados, el Dr. Betts les informó que dos de esas fracciones eran los compuestos más activos que nunca había examinado mediante su método de análisis. Desafortunadamente, no eran puras y fue incapaz de identificarlas. Su trabajo continuó durante 18 meses. En el momento en que los científicos del RMIT purificaron cada fracción más adelante, el Dr. Betts analizó cada una de ellas.

 

El Dr. Betts sugirió que un test in vivo podía ser llevado a cabo. Presentó al grupo MacLab al Dr. Michael Whitehose, un internacionalmente aclamado experto en el análisis de sustancias con actividad antiinflamatoria en animales de laboratorio. El Dr. Whitehouse estuvo de acuerdo en implicarse en el proyecto y comenzó los estudios con animales de laboratorio en 1994. Sus resultados in vivo con animales de laboratorio confirmaron la actividad que el Dr. Betts había mostrado en sus análisis in Vitro. Habiendo identificado el área en la que la actividad existía, la siguiente pregunta era cómo estos lípidos podían ser extraídos comercialmente sin dañar los ingredientes activos. Esto tomó más de dos años de análisis intensivos para desarrollar los protocolos de la extracción por fluido súper crítico (SFE), proceso que ahora ha sido patentado por la Empresa. Este proceso utiliza dióxido de carbono licuado y no usa ningún disolvente químico.

 

Como resultado de este trabajo tres patentes internacionales han sido concedidas, la primera de ellas es:-

 

1. Patente sobre la Estabilización

 

La estabilización de los lípidos activos en el mejillón antes de la oxidación.

 

2. Patente sobre las Fracciones Activas

 

El aislamiento de grupos de fracciones activas dentro del polvo de mejillón Perna Caniculus.

 

3. Patente sobre el Proceso de Extracción

 

Este proceso de extracción permite al lípido ser extraído sin residuos químicos.

 

4. Patente sobre la Utilización

 

Para que Lyprinol pueda ser utilizado como un producto con beneficios directos para la salud.

 

A lo largo de los años de investigación sobre el mejillón Perna Caniculus de Nueva Zelanda ha habido muchas etapas de logro pero ninguna comparable con el más grande avance…El descubrimiento de la fracción competidora de Acido Araquidónic (AA) pura a la que denominamos Lyprinol®.